SI ME VES…

Asunto: Si me ves… Si me ves…
Si me ves cansado fuera del sendero,
ya casi sin fuerzas para hacer camino;
si me ves sintiendo que la vida es dura,
porque ya no puedo, porque ya no sigo;
ven a recordarme cómo es un comienzo,
ven a desafiarme con tu desafío.
Muéveme en el alma, vuélveme al impulso,
llévame a mí mismo.
Yo sabré entonces encender mi lámpara
en el tiempo oscuro, entre el viento frío 
Volveré a ser fuego desde brasas quietas,
que alumbre y reviva mi andar peregrino.
Vuelve a susurrarme aquella consigna
del primer paso para un principio.
Muéstrame la garra que se necesita
para levantarse desde lo caído.
Si me ves cansado fuera del sendero,
sin ver más espacios que el de los abismos 
trae a mi memoria que también hay puentes,
que también hay alas que no hemos visto. 
Que vamos armados de fe y de bravura,
que seremos siempre lo que hemos creído.
Que somos guerreros de la vida plena,
y todo nos guía hacia nuestro sitio,
que un primer paso, y que un nuevo empeño
nos lleva a la forma de no ser vencidos.
Que el árbol se dobla, se agita, estremece,
deshoja y retoña, pero queda erguido.
Que el único trecho que da el adelante
es aquel que cubre nuestro pie extendido.
Si me ves cansado fuera del camino, solitario
y triste, quebrado, herido,
siéntate a mi lado, tómame las manos,
entra por mis ojos hasta mi escondrijo 
y dime “¡se puede!” e insiste, “¡se puede!”, hasta
que yo entienda que puedo lo mismo.
Que tu voz despierte, desde tu certeza,
al que de cansancio se quedó dormido.
Y, tal vez, si quieres, préstame tus brazos,
para incorporarme, nuevo y decidido.
Que la unión es triunfo cuando hombro con hombro vamos,
y así “¡se puede!”, con el mismo brío.
Si me ves cansado fuera del sendero,
lleva mi mirada hacia tu camino.
Hazme ver las huellas, que allá están marcadas,
de un paso tras otro por donde has venido.
Y vendrá contigo una madrugada,
la voz insistente para un nuevo inicio.
Que abriré otro rumbo porque si he creído,
que siempre se puede… 
“¡se puede, mi amigo!”. 
(Autor desconocido)

Anuncios

POEMAS

 

POEMA 20

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

LA CANCIÓN DESESPERADA

Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.

Ese fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh, sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron!

De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste.
De pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonado!

 

 

POEMA 5

Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.

Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.
Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.

Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

href=”http://palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=1895&

UNA VEZ ALGUIEN…POEMA.

Una Vez Alguien

Una vez alguien, llegó a mi vida,
marcando la pauta de mis anhelos,
desechando las malas cosechas,
trayéndome las tiernas siembras.

Una vez alguien, llegó a conocerme,
su camino se cruzó con el mío,
ese alguien me llenó de felicidad,
partió en dos mi triste soledad.

Una vez alguien, caminó conmigo,
dejándome la experiencia más bella,
de lo que realmente es amar,
y amar… no es olvidar.

Una vez alguien, me enseñó que
yo todo lo podría lograr,
que en sus brazos descansaría
las noches de tortura.

Una vez alguien, me dijo que
en el amor nunca debes usar
ni el más inocente disfraz,
ante todo, está la verdad.

Una vez alguien, llenó mi alma,
capturó mis añoranzas,
haciéndolas mis esperanzas
cuando en verdad se ama.

Una vez alguien, llegó a mi vida,
convirtiéndola en amena y llena,
dejándome la experiencia más bella,
de lo que realmente es amar.

Ese alguien… Eres tú.

 Janeth González Barjau
Tabasco – México

COMPARTO CON LURDES TAMBIEN… GRACIAS

MENSAJE DE EL FIN DE LA GUERRA EN IRAK PRESIDENTE OBAMA

Observaciones formuladas por el Presidente en dirección a la nación el final de Operaciones de combate en Iraq Oficina oval     EL PRESIDENTE: Buenas tardes. Esta noche, me gustaría hablar con usted sobre el final de nuestra misión de combate en Irak, los retos de seguridad actuales que enfrentamos y la necesidad de reconstruir nuestra nación aquí en casa. Sé que este momento histórico se produce en un momento de gran incertidumbre para muchos es … Read More

via Carmemarirosi’s Blog

BOLEROS INOLVIDABLES…

 

 

  

 
 

(Hacer clic sobre cada Título. Una vez terminada la canción, hacer clic en la   del extremo superior derecho para volver a esta página y seguir con la siguiente canción)

 

 
 

 

 
 
La Barca

Amor Amor

 
 
Amaneci en Tus Brazos

Amor  Perdido

 
 
El Reloj

Contigo En La Distancia

 
 
En La Orillla Del Mar

Sin Ti

 
 
Te  Extraño

Inolvidable

 
 
Maria Bonita

Jurame

 
 

  Pecadora

 
 
Esperame en el cielo
 

  Tu me Acostumbraste

 
 
Noche de Ronda

  Historia de un Amor

 
 
Voy Apagar La Luz

  Esta Tarde Vi Llover

 
 
Sabor a Mí 

  Aquellos Ojos Verdes

 
 
Usted

Sabrá Dios

 
 
Nosotros

La  Puerta

 
 

 

 
 
 

 COMPARTO ESTOS BOLEROS PRECIOSOS QUE ME HAN REGALADO CON TODOS USTEDES…Y MUCHAS GRACIAS A LA PERSONA QUE LOS CONPARTIO CONMIGO… SALUDOS DESDE ESPAÑA.

 

(en el Corazón)

 

BOLEROS INOLVIDABLES

INOLVIDABLES (en el Corazón) La Barca Amor Amor Amaneci en Tus Brazos Amor Perdido El Reloj Contigo En La Distancia En La Orilla Del Mar Sin Ti Te Extraño Inolvidable Maria Bonita Jurame Palabras de Mujer   Pecadora Esperame en El cielo   Tu me acostumbraste   Noche de Ronda   Historia de un Amor Voy Apagar la Luz   Esta Tarde Vi Llover Sabor a mí   Aquellos Ojos Verdes Usted Sabrá Dios Nosotros La Puerta   Bésame Mucho Contigo Aprendi Hipócrita … Read More

via Carmemarirosi’s Blog