Las personas olvidan lo que hiciste por ellas…

caja_de_regalos1

Las personas olvidan lo que hiciste por ellas cuando llega el momento de mostrarse agradecidas | Entre la penumbra// https://s2.wp.com/_static/??-eJx9kFEOwjAIQC9kV6fzYx/Gs2yVLcy21EK36Ontx4xxqSYkhPACPPQSFHpj0xVYTznuCeJjTdXEO/0PUA7H2AlUDv0bNuQFvGiXVLBpRM+aU88mYhCkXA1kLS1bPI8OxOKAuRuh0HXUowWVGGIGvOSrBipw3wboZ4TSso0oSOjMTUVgfELJm8NH8ffDVuriznVzbE/1/tA20wtJH4U3

Las personas olvidan lo que hiciste por ellas cuando llega el momento de mostrarse agradecidas

Influyen muchos factores cuando se tiene esta percepción: la gente de verdad es ingrata, acostumbramos a dar mucho más de lo que recibimos, no nos damos cuenta que nos están correspondiendo, queremos recibir más o esperamos continuamente recibir algo.

A veces, no es que las personas sean malagradecidas, sino que nosotros no vemos más allá de nuestras narices y más allá de 5 minutos hacia el futuro; somos desesperados y convenencieros por esperar recompensas de una acción que debería ser completamente filantrópica, y nos convertimos nosotros mismos, en egoístas y desagradecidos con aquellos que nos dieron algo desinteresadamente.

Cuando el regalo está vacío

Si alguna vez han hecho intercambio de regalos seguramente se han encontrado con la situación en que les toca algo de valor muy por debajo de lo que ustedes regalaron; te pasaste un buen rato buscando y pensando en las características de quien te tocó regalarle y por fin encuentras el regalo indicado, al momento de abrir la cajita con el moño rojo y la etiqueta con tu nombre te das cuenta que esta persona no se tomó las mismas dificultades que tú para escoger algo para ti, o peor aún, te toca una carta de felicitación y un chocolate. Esa sensación al ver el regalo no es por el valor monetario de los regalos ni la comparación entre estos -al menos no enteramente- sino porque te das cuenta que tú pusiste más esfuerzo en dar un detalle y no fuiste correspondido de la misma manera. Desilusión.

Algo parecido ocurre en las relaciones que tenemos con los que nos rodean, afortunadamente, a diferencia de que en el intercambio te puedes encontrar con algunas personas que no significan mucho para ti, en las relaciones personales normalmente encontrarás individuos con los que tú mismo escogiste estar por lo que es más difícil salir desilusionado, sin embargo, muchas veces tendremos la impresión de que nuestra amistad no está siendo correspondida como debiera o que no se nos está apreciando como querríamos. A veces sentiremos que estamos dando demasiado, que sacrificamos demasiado por una persona que no tiene el mismo interés sobre nosotros, haremos algo por ella y lo único que recibiremos como agradecimiento será un chocolate y palabras que no llenan. Claro que todo depende -como siempre- del cristal con que se mire.

He aquí algunas razones por las que nos da la impresión de que nuestros amigos, familiares o parejas no nos están regresando la inversión que depositamos en ellos, quizá seamos partícipes de ellas o quizá seamos víctimas, se tratan de estados mentales que se presentan solos o en conjunto, podemos poseer o enfrentarnos a uno o varios, hay más, pero aquí les dejo cuatro con títulos pícaros:

El desagradecido

Quizá la cruda realidad, somos agradecidos sólo cuando nos conviene, cuando podemos obtener algo que nos beneficie. No nos gusta el esfuerzo que es dar a los demás porque nos parece inútil, demasiado desperdicio sobre una inversión que no sabemos si nos va a retornar. Nos caracterizamos por ser extremadamente amables, buenos y detallistas con pocos, pero esto sólo sucede con aquellos a quienes queremos impresionar o aquellos de quienes queremos obtener algo a cambio; sembramos la semilla, que sabemos, nos dará un árbol con jugosos frutos.

El filántropo

Una imagen triste cuando se ve desde afuera, siempre damos, siempre nos sacrificamos por nuestros amigos, somos detallistas con todos y nos llena el ser así. Desde afuera podemos vernos como tontos por siempre dar sin recibir muchas veces, sin embargo, el filántropo tiene la característica de recibir mucho a cambio, aunque no de todos. Es muy desgastante y triste cuando nos damos cuenta que algunos no nos retribuyen o cuando otros suben demasiado alto sus expectativas sobre nosotros; sembramos muchas semillas sin seleccionar, algunas dan frutos, otras no.

El ciego

Somos desconsiderados con los que nos rodean, no nos damos cuenta de la belleza a nuestro alrededor, tenemos tan cerca el cariño de las personas y creemos que siempre estarán presentes que no nos damos cuenta de lo que tenemos. Somos afortunados de recibir las buenas intenciones de nuestros amigos sólo que no logramos ver todo. Creemos que las bendiciones que tenemos son por nosotros y no por alguien más, creemos que deberíamos recibir más; Aventamos piedras a la tierra sin saber que son semillas, y cuando los árboles crecen, tomamos indiscriminadamente de los frutos sin relacionar el proceso.

El insaciable

Somos exigentes, creemos que por una bella acción hacia un amigo nos corresponde el cielo, pensamos que por un sólo sacrificio que hayamos hecho nos convertiremos en mejores amigos, si yo te doy tú me tienes que dar, nos sentimos traicionados cuando no nos corresponden como nosotros queremos, no tenemos paciencia para recibir recompensas. Contamos los detalles recibidos, no podemos dejar de contarlos, mantenemos una bitácora de lo que hacen o dejan de hacer nuestros amigos; Sembramos una semilla, esperamos a que crezca el árbol y el primer fruto nos lo comemos… volvemos a sembrar una semilla.

Cambiando nuestra impresión del agradecimiento

  • Nunca esperes recompensas por algo bueno que hayas hecho.
  • En caso de que esperes recompensas no te desilusiones si no llegan, sigue adelante.
  • No te desgastes sembrando semillas si ya has visto que no dan frutos.
  • Antes de pensar que nadie te está correspondiendo, ¡mira a tu alrededor! Haz un análisis objetivo de lo que tienes y recibes diario.
  • Las relaciones importantes se forjan con el tiempo y las acciones; es todo un proceso, nada es instantáneo.
  • Dales más a aquellos a quienes más quieres y menos a quienes ves poco, un gran corazón también se desgasta y podemos no darnos cuenta.
  • ¡Aprende tú mismo a ser agradecido! Esta es una regla de oro
  • Recibe lo que te den de manera amable y con una sonrisa sincera.
  • Piensa lo que significa para él/ella aquel bonito detalle.
  • Reconoce el tiempo que alguien invierte en ti
  • Aprende las formas en que cada persona te agradece algo.
  • Ten en gran estima las intenciones aunque no siempre den en el clavo.

El punto clave no es si las personas son o no son agradecidas sino las expectativas que nosotros mismos generamos al otorgar un detalle, compartir nuestro tiempo o al decir unas palabras. No somos más que una combinación de desagradecidos, filántropos, ciegos e insaciables que hacen ruido ante la presencia de la realidad.

10300208_663614137032132_682768394489693285_n

POEMA

30 12 2014 - 1

VIENTOS DE OTOÑO POR FANNY JEM WONG

Cuando los vientos otoñales,
soplen sobre los sueños
y las ideas vibren
en los planos más profundos,
más allá de lo vivido,
en la simplicidad de la muerte,
podré rehacer los cielos rotos
y las hojas amarillas.

Cuando mi alma flote,
más allá de mis huesos,
y mis muertes den origen
a nuevos nacimientos,
más allá de donde se inicia
la sinfonía de las esferas,
desnudaré todos mis rostros,
y finalmente seré libre…

Cuando los rojos soles,
se oculten por siempre
y avancen todos los muros
sobre las noches que se hunden,
más allá de mis lechos de jade,
del musgo que vistió mis espejos,
lograré aceptar la fortuna
de haber sido la Hija del Fuego.

Cuando mi cuerpo
se consuma entre llamas
y de mis letras solo queden
lúgubres cenizas,
más allá de mis casas en ruinas,
del murmullo de las aguas,
renaceré salvaje
de entre mis flores mustias.

11951227_928842147171377_2666778621462150555_n

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

imagenes-dia-mujer

MUJER

Una mujer fuerte es una mujer esforzada. Una mujer fuerte es una mujer que se sostiene de puntillas y levanta unas pesas mientras intenta cantar Boris Godunov… Una mujer fuerte es una mujer “manos a la obra” limpiando el pozo negro de la historia. Y mientras saca la porquería con la pala habla de que no le importa llorar, porque abre los conductos de los ojos… Ni vomitar, porque estimula los músculos del estómago… Y sigue dando paladas, con lágrimas en la nariz. Una mujer fuerte es una mujer con una voz en la cabeza, que le repite: “Te lo dije: sos fea, sos mala, sos tonta… nadie más te va a querer nunca”. “¿Por qué no eres femenina, por qué no eres suave y discreta… por qué no estás muerta…?”. Una mujer fuerte es una mujer empeñada en hacer algo que los demás están empeñados en que no se haga. Está empujando la tapa de plomo de un ataúd desde adentro. Está intentando levantar con la cabeza la tapa de una alcantarilla. Está intentando romper una pared de acero a cabezazos… Le duele la cabeza. La gente que espera a que haga el agujero, le dice:”date prisa…¡eres tan fuerte…!” Una mujer fuerte es una mujer que sangra por dentro. Una mujer fuerte es una mujer que se hace a sí misma. Fuerte cada mañana mientras se le sueltan los dientes y la espalda la destroza. “Cada niño, un diente…”, solían decir antes. Y ahora “por cada batalla… una cicatriz”. Una mujer fuerte es una masa de cicatrices que duelen cuando llueve. Y de heridas que sangran cuando se las golpea. Y de recuerdos que se levantan por la noche y recorren la casa de un lado a otro, calzando botas… Una mujer fuerte es una mujer que ansía el amor como si fuera oxígeno, para no ahogarse… Una mujer fuerte es una mujer que ama con fuerza y llora con fuerza… Y se aterra con fuerza y tiene necesidades fuertes… Una mujer fuerte es fuerte en palabras, en actos, en conexión, en sentimientos… No es fuerte como la piedra sino como la loba amamantando a sus cachorros. La fuerza no está en ella, pero la representa como el viento llena una vela. Lo que la conforta es que los demás la amen, tanto por su fuerza como por la debilidad de la que ésta emana, como el relámpago de la nube. El relámpago deslumbra, llueve, las nubes se dispersan Sólo permanece el agua de la conexión, fluyendo con nosotras. Fuerte es lo que nos hacemos unas a otras. Hasta que no seamos fuertes juntas una mujer fuerte es una mujer fuertemente asustada…

» Marge Piercy imagesZHHZEV0G

1795726_495098590595624_133921477_n

MUJER

Vengo desde el ayer
Maravillosa descripción de la mujer a través de los siglos

Vengo desde el ayer
desde el pasado oscuro y olvidado
con las manos atadas por el tiempo
con la boca sellada desde épocas remotas.

Vengo cargada de dolores antiguos,
recogidos por siglos, arrastrando
cadenas largas e indestructibles.

Vengo desde la oscuridad, del pozo del olvido
con el silencio a cuestas,
con el miedo ancestral que ha corroído mi alma
desde el principio de los tiempos.

Vengo de ser esclava por milenios,
esclava de maneras diferentes:
sometida al deseo de mi raptor en Persia,
esclavizada en Grecia bajo el poder romano,
convertida en vestal en las tierras de Egipto,
ofrecida a los dioses en ritos milenarios
vendida en el desierto
o canjeada como una mercancía.

Vengo de ser apedreada por adúltera
en las calles de Jerusalén
por una turba de hipócritas,
pecadores de todas las especies
que clamaban al cielo mi castigo.

He sido mutilada
en muchos pueblos
para privar mi cuerpo de placeres
y convertida 
en animal de carga,
trabajadora y paridora de la especie.

Me han violado
sin límite
en todos los rincones del planeta
sin que cuente mi edad madura
o tierna
o importe mi color
o mi estatura.

Debí servir ayer a los señores,
prestarme a sus deseos,
entregarme,
donarme,
destruirme,
olvidarme de ser una entre miles

He sido barragana de un señor en Castilla,
esposa de un marqués
y concubina de un comerciante griego,
prostituta en Bombay y en Filipinas
y siempre ha sido igual mi tratamiento.

De unos y de otros
siempre esclava,
de unos y de otros
dependiente,
menor de edad en todos los asuntos,
invisible en la historia más lejana
y olvidada
en la historia más reciente

Yo no tuve la luz del alfabeto.
Durante largos siglos
aboné con mis lágrimas
la tierra que debí cultivar
desde mi infancia.

He recorrido el mundo
en millares de vidas
que me han sido entregadas
una a una .

Y he conocido a todos los hombres
del planeta.
Los grandes y pequeños,
los bravos y cobardes,
los viles, los honestos,
los buenos,
los terribles.

Mas casi todos llevan
la marca de los tiempos.
Unos manejan vidas
como amos y señores,
asfixian, aprisionan y aniquilan.

Otros dejan almas
comercian con ideas,
asustan o seducen,
manipulan y oprimen.

Yo los conozco a todos,
estuve cerca de unos y de otros,
sirviendo cada día,
recogiendo migajas,
bajando la cerviz a cada paso,
cumpliendo con mi karma.

He recorrido todos los caminos
he arañado paredes y ensayado silencios
tratando de cumplir con el mandato
de ser como ellos quieren
mas no lo he conseguido.

Jamás se permitió que yo escogiera
el rumbo de mi vida.
He caminado siempre en una disyuntiva
ser santa o prostituta.

He conocido el odio de los inquisidores
que a nombre
de la santa madre iglesia
condenaron
mi cuerpo a su servicio
y a las infames
llamas de la hoguera.

Me han llamado
de múltiples maneras:
bruja, loca,
adivina,
pervertida,
aliada de satán,
esclava de la
carne,
seductora,
ninfómana,
culpable
de los males de la tierra.

Pero seguí viviendo, arando,
cosechando, cosiendo,
construyendo, cocinando, tejiendo,
curando, protegiendo, pariendo,
criando, amamantando, cuidando
y sobre todo amando

He poblado la tierra de amos
y de esclavos,
de ricos y mendigos,
de genios y de idiotas,
pero todos tuvieron
el calor de mi vientre,
mi sangre y su alimento
y se llevaron un poco de mi vida.

Logré sobrevivir a la conquista
brutal y despiadada de Castilla
en las tierras de América
pero perdí mis dioses y mi tierra
y mi vientre parió gente mestiza
después que el amo
me tomó por la fuerza.

Y en este continente mancillado
proseguí mi existencia
cargada de dolores cotidianos,
negra y esclava en medio de la hacienda
me vi obligada a recibir al amo
cuantas veces quisiera
sin poder expresar ninguna queja.

Después fui costurera,
campesina,
sirvienta,
labradora,
madre de muchos hijos miserables,
vendedora ambulante,
curandera,
cuidadora de niños 
o de ancianos,
artesana de manos prodigiosas,
tejedora,
bordadora,
obrera,
maestra,
secretaria,
enfermera.

Siempre sirviendo a todos,
convertida en abeja o sementera
cumpliendo las tareas más ingratas
moldeada como cántaro por las manos ajenas.

Y un día me dolí de mis angustias
un día me cansé de mis trajines,
abandoné el desierto y el océano,
bajé de la montaña,
atravesé las selvas y confines
y convertí mi voz dulce y tranquila,
en bocina del viento
en grito universal y enloquecido.

Y convoqué a la viuda, a la casada,
a la mujer del pueblo, a la soltera,
a la madre angustiada, a la fea,
a la recién parida, a la violada,
a la triste, a la callada, a la hermosa,
a la pobre, a la afligida, a la ignorante,
a la fiel, a la engañada, a la prostituida.

Vinieron miles de mujeres juntas
a escuchar mis arengas,
se habló de los dolores milenarios,
de las largas cadenas
que los siglos nos cargaron a cuestas.

Y formamos con todas nuestras quejas,
un caudaloso río
que empezó a recorrer el universo
ahogando la injusticia
y el olvido

El mundo se quedó paralizado
los hombres y mujeres no caminaron
se pararon las máquinas, los tornos,
los grandes edificios y las fábricas
ministerios y hoteles, talleres y oficinas,
hospitales y tiendas, hogares y cocinas.

Las mujeres, por fin, lo descubrimos.

¡Somos tan poderosas como ellos
y somos muchas más sobre la tierra!
¡Más que el silencio y más que el sufrimiento!
¡Más que la infamia y más que la miseria!

Que este canto resuene
en las lejanas tierras de Indochina
en las arenas cálidas del África,
en Alaska y América Latina,
llamando a la igualdad entre los géneros
a construir un mundo solidario
–distinto, horizontal, sin poderíos
a conjugar ternura,
paz y vida,
a beber de la ciencia sin distingos.

A derrotar el odio y los prejuicios,
el poder de unos pocos,
las mezquinas fronteras,
a amasar con las manos de ambos sexos
el pan de la existencia.
Jenny Londoño, escritora, historiadora y socióloga ecuatoriana
Maravillosa descripción de la historia de la mujer a través de los siglos

1097938_653326401369930_836858283_n

NUNCA PIERDAS…

69524_643072665730757_1240571534_n

Nunca Pierdas

 

Nunca pierdas EL BRILLO DE TU MIRADA, aún sabiendo que muchas cosas nublarán tus ojos.
No pierdas el EQUILIBRIO, aún sabiendo que innumerables fuerzas querrán doblegarte.
No pierdas el OPTIMISMO, aún sabiendo que el futuro puede no ser tan alegre.
Nue no pierdas las GARRAS, aún sabiendo que la lucha puede ser con un adversario potente.
No pierdas tus aspiraciones de SER GRANDE, aún sabiendo que muchos no querrán que crezcas.
No pierdas las ganas de AYUDAR A LOS DEMAS, aún sabiendo que muchos son incapaces de reconocer y sentir gratitud.
No pierdas LA ALEGRIA DE VIVIR, aún sabiendo que muchas lágrimas brotaran de tus ojos y se escurrirán por tu alma.
No pierdas las ganas de AMAR que existe en tu corazón, aún sabiendo que muchas veces podrá no ser correspondido.
No pierdas LA PRIMAVERA, sólo porque aun no ha salido una flor en tu balcón.
Y SOBRE todo… NO pierdas la LA ILUSIÓN… SUEÑA EN GRANDE y lucha por hacerlos realidad!!!

1545553_598946460185699_175515655_n 1618656_598959303517748_678811023_n

DÍA DE LA MADRE

Felicidades-mama-te-quiero

DEDICADA  A TODAS LAS MADRES, INCLUYENDO A LAS QUE YA NO ESTÁN CON NOSOTROS…

mama

SIMPLEMENTE MUJER…

  1. feliz-dia-internacional-de-la-mujer9

     Una Mujer En El Balcón

amor+14 febrero

Observo tu sombra cayendo en la baldosa
Miro cada día cuando llegas al balcón
Detrás de los cristales, testigo silenciosa,
llorando en tu sonrisa el compás de una canción
Codicia inabordable de gente maliciosa
jardín de ojos marchitos ¡preciosa creación!
No se bien lo que busca el misterio de tu vida
no me atrevo a preguntar que dice tu canción
Vuela rota por el tiempo tu pobre alma herida
amor que destrozó sin piedad tu corazón.
Quisiera penetrar en los montes y las piedras
donde guardas celosa tu herida y afección
Quisiera socavar al llegar tu primavera
el tallo sombrío de tu inerte floración.
Jardín de ojos marchitos, no llores esta noche
permite a tus palabras llegar a mi razón
descubre la greda con que llenas tus macetas
déjame sembrar una semilla de ilusión.
Inmóvil, detrás de los cristales te reflejas
como un oscuro duende vagando en un rincón
Sin tactos furtivos que distraigan las angustias
sin el tierno beso de los labios de un varón
Mágica silueta que te muestras noche y día
¡ Figura inalterable del rígido balcón!
Permite que mis mares te bañen en sus olas
que se mecen danzando felices por tus playas
que curen los desgarros producidos por el sol.
No quedes en espera del fin o del milagro
no es asunto que competa a Dios, el creador,
Eres tú la constructora vial de tu destino
Desde el cielo hasta el olimpo, tu hada y tu señor
No sometas a tu niña en penas vagabundas
que no sea su jaula, la saña y la prisión
No sigas buscando con las hebras del enigma
el canto salvaje de la muerte y la pasión
Mujer que te escondes en la pena solitaria
envuelta en la plegaria del manto del salón
no pretendas, orando, dejar de ser cobarde
¡detrás de la culpa no hallarás absolución!
Te incito a pecar entre las flores de la tarde
con el cuerpo y con el alma, la voz y la razón
Si después de todo ya envejecen tus mañanas
y la vida se te va, en un grito inalterable
detrás de los cristales del rígido balcón.-

Autor: Walter Faila
SIMPLEMENTE MUJER540980_487277191335963_142818415_n

VIDEOS…

576529_429900207058183_728869802_n.jpg

abrir original »

RUBEN DARIO.

299532_315452038556325_1456493069_n

Rubén Darío

 

Canción de otoño en primavera

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,
Herodías y Salomé…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Y más consoladora y más
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.

Pues a su continua ternura
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía…

En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé…
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe…

Juventud, divino tesoro,
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Otra juzgó que era mi boca
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.

Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;

y de nuestra carne ligera
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer.

¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.

En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!

Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…
¡Mas es mía el Alba de oro!

DOLOR EN EL ALMA….

29390_462936470423708_1266327628_n

DOLOR DEL ALMA

Profunda tristeza llena mi alma,

 

es lo que no se hizo,

lo que no se contemplo,

las decisiones ,que no se tomaron,

la sensibilidad,que no se oyo,

todo lo que se dejo de hacer,

el amor que paso,

las caricias que no llegaron,

los besos que no se dieron,

las felicitaciones que no se pronunmciaron,

las palabras que no se proferieron,

el cumulo de cosas que se debieron hacer ,

y no se hicieron,

el alto de acciones,que debieron realizarse,

y no lo fueron…..

todo ,lo que debio ser y no fue….

Y ,ahora, es tarde,para muchas,para todas,

y que se hace,

Perdon,disculpas, lo siento,

Nada sirve,

La vida ya paso…..

los daños ya fueron causados,

las lagrimas derramadas,

las heridas quedaron.

Ya nada consuela….

y ese es el lastre ,que arrastra mi vida,

esas las cruces que cargo….

Porque fui culpable,soy responsable,

y La cicatrices ,no se borran…..

Esa es la pena negra ,

que arrastro y arrastro….

y Nunca mas …….